Abrevando

Abrevando 

José Antonio Lavín Reyna 

“No son muertos los que en paz descansan en la tumba fría. Muertos son los que tienen muerta el alma y viven todavía”. 

La influencia del escritor Franz Kafka en el pensamiento contemporáneo. 

Al igual que Raúl Espinoza, la primera novela que leí de Franz Kafka fue “La Metamorfosis”. Me causó una fuerte impresión por su originalidad y su denuncia familiar. Trata de la vida de un vendedor de telas que experimenta un tremendo vacío existencial, monotonía y aburrimiento. Vive como en un laberinto amargo, oscuro y sin sentido. 

El personaje central se llama Gregorio Samsa. Tiene escasamente 23 años y es el único sustento económico para su familia (sus padres y una hermana). El día menos esperado despierta convertido en un gigantesco escarabajo. Gregorio se asusta y, además, no puede incorporarse de la cama. 

Después de muchos esfuerzos lo logra. Cuando abre la puerta de su habitación su padre Gregor se alarma y le ordena estar en su habitación para que nadie lo vea. Sólo su hermana Grete se muestra comprensiva y logra vencer el miedo para asear su habitación y darle agua y alimentación. 

Ante esta situación, los restantes miembros de la familia deciden comenzar a trabajar. El drama de Gregorio es que sicológicamente reaccionaba como insecto: Inseguro, con fobia a la luz y se escondía debajo de los muebles. 

Un día se hiere el costado, deja de comer y muere. 

Gregorio siempre tuvo conflictos con su padre: duro, inflexible, dominante e incomprensivo. Su madre, Anna, no logra vencer el terror de ver a su hijo convertido en un gigantesco insecto. Ambos lo desprecian e ignoran. Sólo su hermana Grete lo quiere y lo comprende. Es el único consuelo del personaje central. 

¿Qué mensaje deja Kafka en esta célebre novela? La brutalidad y malos tratos de su padre, que lo marca para toda la vida. Lo que ahora se denomina como “violencia intrafamiliar”. 

Agrega Espinoza que “El joven Kafka tenía temperamento artístico y una gran sensibilidad. Características que nunca supo comprender su padre. Esto se puede comprender más a fondo en su “Carta al padre”. 

Franz Kafka nació en 1883 en Praga, entonces perteneciente al Imperio Austrohúngaro y muere en Kierling, Austria en 1924. Cursó el doctorado en Derecho. Pertenecía a una familia acomodada judía. Franz dominaba el alemán y el checo”. 

“Tuvo muchos amigos intelectuales y escritores. Entre ellos destaca, Max Brod ya que, gracias a él, sus manuscritos fueron publicados”. 

“Otras obras de Kafka son: “El Proceso”, para muchos críticos literarios considerada como su mejor novela; inspirada en su experiencia como abogado; “El Castillo”, “El Desaparecido” y numerosas cartas y relatos breves”. 

“Franz Kafka simpatizaba con el socialismo y el anarquismo. Debido a ello, los gobiernos de esa corriente difundieron ampliamente sus obras literarias. A este autor se le considera como el precursor del existencialismo y la novela sicológica. Despreciaba profundamente el “burocratismo” en la actividad laboral”. 

Kafka tuvo una personalidad perturbada, que sufría mucho internamente, se infravaloraba constantemente. Nunca se casó ni tuvo hijos, sólo ciertos pasajeros amoríos”. 

En su juventud leía a Flaubert, Dickens, Cervantes y Goethe. Pasados los años se convirtió en un admirador de Nietzsche, Darwin y Haeckel. Tal vez por eso se declaró ateo. 

A los lectores les suele presentar un mundo sombrío, sórdido, sin esperanza, pesimista, amargo, absurdo y angustioso. De ahí viene el adjetivo “kafkiano”. 

La obra de Kafka tuvo un gran impacto en escritores y filósofos existencialistas como Albert Camus y Jean-Paul Sartre. 

“Su desbordante imaginación tan fantasiosa y, a la vez, realista, influyeron claramente en el “realismo mágico” de Gabriel García Márquez y en Jorge Luis Borges. 

Este literato siempre se quejó de experimentar una tremenda soledad y desamparo. Sufría de frecuentes insomnios y de tener pesadillas horrendas. Algunos siquiatras afirman que pudo haber tenido un “trastorno esquizoide de la personalidad”. 

En 1923 contrajo una pulmonía que posteriormente evolucionó en una tuberculosis (en esa época era una enfermedad incurable y mortal), El 3 de junio de 1924 falleció a los 40 años. 

Resulta sorprendente la gran influencia que ha tenido Franz Kafka en el pensamiento contemporáneo y en destacados pensadores y escritores. Se podría afirmar que fue el iniciador de la “Literatura del Absurdo””. 

Algo Más… 

Como si fuera una novela de Kafka,  los mexicanos nos encontramos, otra vez, ante el dilema, mortal en este caso, de enfrentar la necedad, irresponsabilidad y valemadrismo de algunos, en perjuicio de la sociedad entera. Nuevamente el aguijón de la ignorancia hiere de gravedad a una sociedad golpeada por la peor crisis sanitaria de todos los tiempos, ante la actitud indolente, indiferente y hasta criminal de quienes se niegan a creer en la pandemia y retan a la muerte desde su profunda ignorancia sin importarles que el Covid-19 mata, y no hay vacuna ni medicamentos que lo curen, ni hay un patrón certero de comportamiento del contagio. 

Hoy lo que hace falta es la conciencia social, la responsabilidad ciudadana para evitar y prevenir más contagios. 

Y lo que pudiera parecer algo increíble y absurdo para muchos en el mundo, en México a pesar de las disposiciones emitidas por el gobierno para guardarnos en casa, para usar el cubrebocas, para guardar la sana distancia y para no realizar fiestas o reuniones,  hay gente que sigue pensando que nada les pasará e ignora todas esas disposiciones ¡increíble! 

¿Qué nos está pasando como sociedad, como personas, como seres humanos? ¿En qué clase de gente nos hemos convertido? Poner en riesgo la vida de otros de forma deliberada, consciente, es un delito. Y un delito muy grave, sobre todo para quienes se dicen seres humanos.  

DCXX.- El ilegal cobro por mantenimiento de red eléctrica, sigue amarrado al consumo del medidor de energía eléctrica que surte a nuestro domicilio y con la agravante de una inequitativa tabla de valores bajo el argumento de residencia pobre, media, alta, comercio e industria. 

Debemos evitar que la autoridad del Municipio busque evadir su responsabilidad constitucional de brindar los servicios públicos esenciales dejando esa carga a los ciudadanos. No podemos seguir esperando a que alguien más haga lo que nosotros no estamos dispuestos a hacer. 

Levanta  tu denuncia ante el Tribunal Contencioso del Estado o tú queja ante la Comisión Estatal o Nacional de Derechos Humanos para que nos representen colectivamente  ante la Suprema Corte. Que no lo engañen los innovadores.   

Sabías que: Las 10 montañas más altas del mundo están en Asia. 

Hasta la vista.