LECTURA POLÍTICA

LECTURA POLÍTICA

Noé Mondragón Norato

Violencia ahora y después

De pronto, las fuerzas del mal se desataron en regiones específicas de la entidad. Y no parece casualidad. Ocurre justo en el forcejeo por el conteo de votos por parte del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC); las denuncias de la alianza PRI-PRD que alega «graves irregularidades» al finalizar la elección y advierte con impugnar el pasado proceso comicial; y la entrega de la constancia de mayoría a la ex candidata del Morena, Evelyn Salgado Pineda que la declara gobernadora electa. La violencia se emparejó con este clima irregular y descompuesto.

MAL DE MUERTE. – Como si la elección tuviera un efecto al que responden los grupos delictivos, en algunas zonas de la entidad apareció imparable la violencia. Se lee así: 1.- En el municipio de Iguala asesinaron a Nelson Chávez Landa, ex regidor y secretario particular del actual edil morenista, Antonio Jaimes Herrera. El crimen ocurrió justo dos días después de concluido el proceso electoral, el martes 8 de junio. Los sicarios lo ultimaron frente a su hija que jugaba en el club deportivo Quinta Sandy. Un día después, hombres armados levantaron a Juan Carlos Cuevas Moctezuma, quien trabajaba en el Semefo de aquella ciudad. El plagiado es hijo del finado periodista y fundador del periódico El Debate de los calentanos, Juan Cuevas Román. Hasta el momento nada se sabe de él. Ni la Fiscalía informa nada. Y la violencia y los asesinatos no tienen reposo en aquella ciudad que es disputada sin tregua ni piedad, por los grupos delictivos Los Tlacos y La Bandera. Y es una de los motivos más visibles por los que el Morena perdió la alcaldía de dicho municipio. 2.- En las comunidades de Guajes de Ayala, Hacienda de Dolores y El Pescado, en el municipio calentano de Coyuca de Catalán, los enfrentamientos a balazos entre miembros de esas comunidades contra sicarios del grupo criminal La Familia Michoacana, habían alcanzado altos decibeles mediáticos hasta antes de iniciado el proceso electoral. Y no solo por la ola de terror que ese grupo delictivo ha impuesto, sino porque familias enteras están a merced de ellos. Para el gobernador Héctor Astudillo, identificar las causas del conflicto es lo más sencillo. Aduce y concluye que es por dos cosas: el narcotráfico y la tala de los bosques. Pero su gobierno no hizo absolutamente nada para remediar ambos males a lo largo de su sexenio. ¿Lo hará esta vez el gobierno de la 4T encabezado por Evelyn Salgado? En recorridos aéreos, ni el gobierno federal ni el estatal han visto nada de aquella violencia anárquica. Los pobladores asustados y amenazados, han solicitado para contener a los delincuentes, una base de operaciones militares y policiacas permanente. Pero el gobierno estatal y el federal se las han negado. Con todo y los costos que, en materia de violencia y sangre, esta negativa puede llegar a tener. 3.- Desde el inicio del proceso electoral, la violencia apareció en las campañas en el puerto de Acapulco. Un hecho fue vistoso: el ataque a balazos que sufrió un segmento de seguidores y promotores del voto de la ex candidata morenista oaxaqueña, Abelina López Rodríguez, el pasado 11 de mayo. El hecho sirvió de acicate a dicha aspirante para atacar y endosárselo a su ex contrincante priista, Ricardo Taja Ramírez. Lo cierto es que, concluidas las campañas y la elección misma, la violencia no cesa. Alcanza civiles y hasta pequeños comerciantes negados a pagar cuotas a la diversidad de grupos delictivos que se disputan incansablemente, los territorios en ese puerto turístico. Ni la fiscalía general del Estado ni el gobierno municipal ni el federal atienden el problema, que forma ya, parte del paisaje siniestro en aquellos lares. Irónicamente, entreverado con la diversión y el asueto. La alternancia en el gobierno estatal pudo darse en paz relativa. Pero la estela de violencia que la persigue alcanzará indiscutiblemente, al gobierno que todavía no se estrena. ¿Será real el cambio demandado por los miles de guerrerenses que votaron por él? ¿O se cambió para seguir igual? El tiempo y los actores con poder lo dirán.

HOJEADAS DE PÁGINAS…El que ya se está anotando por la candidatura presidencial del Morena para la elección de 2024, es el senador zacatecano, Ricardo Monreal Ávila. Evalúa que tiene en su poder dos gobiernos estatales: el de Guerrero y el de Zacatecas. Y al menos dos alcaldías en la Ciudad de México. Pero arrastra con lastres políticos muy visibles derivados de su pasado como priista corrupto, del que no puede desprenderse fácilmente. La rebatinga por el poder no se detiene.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s