LECTURA POLÍTICA

LECTURA POLÍTICA

Noé Mondragón Norato

Morena y PRD decadentes

¿Qué llevó al PRD a la pérdida de confianza ciudadana, cuando en 1989 se abrió como esperanza para neutralizar a un priismo decadente y autoritario? Las mismas razones que hoy aparecen en el Morena como señales infamantes de que dicha militancia seguirá ese mismo camino. Irremediablemente. Lo confirma el escenario que se está configurando en Acapulco y Chilpancingo.

PASOS ERRADOS. -En política, el reparto de territorios es cosa normal. Eso lo sabe el gobernador Héctor Astudillo. Por eso su partido el PRI, decidió enviar por segunda vez a la competencia por la alcaldía de Acapulco, a Ricardo Taja Ramírez, un polémico personaje que hasta el 2018 no aparecía registrado con profesión alguna en la Dirección General de Profesiones de la SEP. Y en tres años, subsanó ese déficit mostrando un título de una escuela “patito”. Y como en la elección de 2018, repite el esquema del derroche de dinero en su campaña. Pero en el PRI todos ya lo saben: la alcaldía de Acapulco será para la alianza PRI-PRD. Y la de Chilpancingo para el Morena. Tentativamente, también el gobierno estatal. Las señales así lo estarían indicando: 1.- De entrada, existe en el Tribunal Electoral del Estado (TEE) una polémica que terminó con la designación de Abelina López —la candidata del Morena a la alcaldía de Acapulco— a través de una encuesta poco clara. Lo cual es indicativo de una sola situación: la militancia del Morena en el puerto, está profundamente dividida por los desplazamientos del poder. Así, la actual alcaldesa Adela Román, buscaba su reelección como premio de consolación tras haber participado en la contienda interna por la candidatura al gobierno estatal. Y Abelina se le atravesó. Abiertamente, la alcaldesa no se ha sumado a la diputada federal morenista. Tampoco los demás aspirantes a la alcaldía. En ese trayecto, Abelina atrajo a personajes tan desacreditados como David Jiménez Rumbo, cuyo paso por el PRD se midió en términos de riqueza desbordaba y constantes frivolidades mediáticas. El marcado déficit en el trabajo político de la alcaldesa, se suma a los pasivos que van a pesar en la elección en contra de Abelina. Y esta derrota podría formar parte de la estrategia política del Morena. Porque al perder eventualmente la elección, se desprende progresivamente de los ex perredistas indeseables que apuntalaron a AMLO en el 2018. El Morena ya le pagó esa deuda a la ex perredista Abelina López encumbrándola como diputada federal. Nada pasaría si perdiera. 2.- En Chilpancingo, el PRD y el ex gobernador Ángel Aguirre impusieron como candidato de la coalición PRI-PRD al ex diputado local por el distrito 1 —el único que ha ganado en elección abierta— Alejandro Arcos Catalán. De entrada, lleva una racha de seis años fuera de los cargos públicos. En la elección de julio de 2015, perdió la diputación federal frente a la también polémica ex diputada federal priista, Beatriz Vélez Núñez, quien paradójicamente, es hoy su aliada en esa coalición y está postulada como candidata a repetir como diputada federal. Arcos Catalán llega a la elección con divisiones internas profundas en el PRD. Primero, el diputado Servando Salgado Guzmán renunció al PRD echando pestes contra su ex jefe político, Evodio Velázquez Aguirre, a quien calificó de traidor por no cumplirle el capricho de hacerlo candidato. Está compitiendo para repetir como diputado local, pero ahora por el PAN. Luego, el también diputado local, Jorge Salgado Parra —por instrucciones políticas del ex gobernador Ángel Aguirre—, renunció al PRI, así como lo hizo años atrás al PRD, y se sumó a la candidatura de Evelyn Salgado, la aspirante del Morena a la gubernatura. Arcos Catalán está muy debilitado como para pretender ganar la alcaldía de Chilpancingo. Ignora que los dados políticos ya están cargados y el reparto de los territorios asignados. Y que él, como los demás actores del poder, representan simples marionetas de quienes pactan y acuerdan desde las sombras. Ese es el punto.

HOJEADAS DE PÁGINAS…Toda una cantante consumada resultó ser la aspirante a gobernadora por el Morena, Evelyn Salgado, quien debería estar compitiendo no por el gobierno estatal, sino en el reality La Academia, patrocinado por Televisión Azteca. A lo corto de su campaña, Evelyn se ha dedicado a contar anécdotas familiares y ahora puso a bailar a su padre cantando una canción de la fallecida Selena. Seguramente y si llega como gobernadora, resolverá los conflictos de las organizaciones sociales, dando conciertos de canto. La frivolidad como divisa de gobierno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s