Abrevando

Abrevando
José Antonio Lavín Reyna
“Nunca llegarás a tu destino si te paras a tirar piedras a cada perro que te ladre”: Winston Churchill.

La estupidez
Leyendo en los tiempos libres, me encontré con la colaboración periodística del sacerdote Hesiquio Trevizo, el cual se refiere en ella, al estupendo escritor es Savater, una enciclopedia ambulante que se lee con gusto, un filósofo que ha hecho fortuna. Escribe y vende bien; hace “especiales” de filosofía para que esta adusta ciencia pueda ser digerida por el vulgo. Esto no significa, de ninguna manera, superficialidad, sino más bien, ingenio. Y Savater lo tiene, tal como se echa de ver en su Diccionario Filosófico (México, 1997). Lo más reciente de él, fue cuando la compañera de su vida, el amor que le dio fuerza y orientación, murió; entonces cayó Savater en ese helado vacío de la depresión y se negó a seguir escribiendo. Afortunadamente recuperó la fe en la vida.
Hombre de inmensa e intensa lectura, de memoria prodigiosa, pone su Diccionario bajo un texto de Goethe: “Todo es más sencillo de lo que se puede pensar y, a la vez, más enrevesado de lo que se puede comprender.” Esta cita define bien de Savater que, por una parte, parece hacer accesibles las cosas y, por otro lado, nos deja siempre con la sensación de que las cosas no son tan claras ni simples como quisiéramos.
Señala Trevizo que de su Diccionario le llamó la atención el apartado dedicado a la estupidez, del que hago aquí una paráfrasis. Paráfrasis, en el campo de la filología, es el comentario de un texto; es una ampliación explicativa. Esto me ahorra las comillas y, al mismo tiempo, la fuente queda consignada.
La estupidez. Cosa grave es la estupidez y extendida. No caeré en la tentación escolástica de definir. Savater, citando la obra Allegro ma non Troppo, de Carlo Maria Cipolla,  (1922 – 2000 fue un historiador económico italiano), dice que los evidentes y numerosos males que nos aquejan tienen por causa la actividad incesante del clan formado por los máximos conspiradores espontáneos contra la felicidad humana, a saber: los estúpidos. No hay que confundir a éstos con los tontos, porque puede haber intelectuales, profesionistas –incluso genios, políticos y religiosos-, que padezcan este mal. La estupidez es una categoría moral, no una clasificación intelectual: se refiere, por tanto, a las condiciones de la acción humana. Según el citado Cipolla, pueden establecerse cuatro categorías morales: los buenos, cuyas acciones logran ventajas para sí mismos y también para los demás; segundo, los incautos, cuyas acciones sólo proporcionan ventajas a otros; luego, los malos, que obtienen ventajas para ellos a costa de otros; y, por fin, los estúpidos, cuyas acciones no obtienen ventajas ni para ellos ni para los otros. Peregrina clasificación e inquietante porque uno se pregunta luego, ¿dónde quepo yo? La opinión de Cipolla es que hay muchos más estúpidos que buenos, malos o incautos. Lo terrible de esta categoría –según lo adivinaba Anatole France – es el hecho de que el estúpido es peor que el malo, porque el malo descansa de cuando en cuando, pero el estúpido nunca. Su acción es continua y su intención es arreglar y enmendar los males de los demás y los males del mundo. De los propios no se da cuenta. 
La estupidez, que también está globalizada, la podemos descubrir contemplando el mundo: cientos de millones de seres humanos se mueren de hambre, y los recursos económicos se gastan en armamento, o en mármol para decorar la oficina donde se estudia la manera de acabar con el hambre
Así pues, grave y universal mal es ese. Los síntomas más frecuentes de dicha enfermedad son: espíritu de seriedad, sentirse poseído por una alta misión, miedo a los otros, acompañado del loco afán de gustar a todos; impaciencia ante la realidad (cuyas deficiencias son vistas como ofensas personales o parte de una conspiración contra nosotros), mayor respeto a los títulos académicos que a la sensatez o fuerza racional de los argumentos expuestos, olvido de los límites (de la acción, de la razón, de la discusión) y tendencia al vértigo intoxicador. Además, de ser necesaria, una carga policíaca soluciona toda discrepancia.
Termina Savater su reflexión llevando a los intelectuales y prohombres a preguntarse: ¿Qué ha hecho usted frente a los males del mundo presente? Ojalá podamos contestar con la sencillez, la humildad y la luminosidad de Albert Camus: “Para empezar, no agravarlos.” Si eso nos parece poco, mal andamos…
Hasta aquí lo expresado, usted sabrá si hemos o estamos gobernados por unos estúpidos.
Algo Más…
Es estúpido también el papel de todos los involucrados en este juego perverso de la política, donde se descalifica a algunos por no presentar gastos de campaña y se palomea a otros que están gastando a manos llenas. Es casi imposible que el INE pueda certificar los gastos de campaña: espectaculares, volantes, miles de horas de voceo, miles de promotores con sueldo con playeras o camisas, espectaculares de varios cientos de pesos con el nombre grabado del partido y candidato, los miles de pesos en playeras de los promotores del voto. Al menos en Guerrero el del PRI al gobierno del Estado ya rebasó y con mucho su presupuesto. Pero en fin, nos siguen viendo a los votantes como unos estúpidos.
DCXXXVIII.- Calladamente están haciendo bacheo. Quien sabe quién, pero el dinero saldrá de la Tesorería Municipal en cantidades millonarias. Seguramente esos millones de pesos serán destinados a la campaña de reelección de Antonio Jaimes, que hace unos años en el colmo de la estupidez los diputados y senadores del PRI, PAN y PRD aprobaron la reelección.
Sabías que: Un desayuno de energía saludable puede ser: una taza de ensalada de frutas cítricas, un yogur natural y una cucharada de miel.
Hasta la vista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s