EL DIARIO DE LA CUARENTENA

EL DIARIO DE LA CUARENTENA”  

Por: Julio Ernesto Cázares Isacoff  

“EL RECUENTO DE LA CUARENTENA”… Pero en el mercado municipal “General Adrián Castrejón”, donde el ex administrador, a quien le dio toda su confianza el presidente municipal, Antonio Jaimes Herrera, y “la neta que le falló, y gachamente”, según el decir de muchos comerciantes locatarios de este explotado mercado de abasto de Iguala de la Independencia, y que desde la llegada de este sujeto de nombre Aníbal Adán Sandoval, como administrador, de repente se dividieron las organizaciones de comerciantes de los diferentes giros. Esa unidad que había entre los liderazgos se disolvió de repente. Ah, pero salieron a relucir muchas cosas, muchos chismes, al fin chismes del mercado, como es natural, pero muchos cierto. Por ejemplo, que quería desalojar a una familia que se ubica desde hace más de treinta años en una de las entradas al mercado de nave principal, vendiendo tomate, jitomate y otras verduras, sin que estorbara, sólo para favorecer a una más que vende tamales y mole. Y esto lo puede decir el hijo de la señora que durante la estancia de este administrador era amenazada con desalojar. Flaco favor le hizo al presidente Toño Jaimes, quien confió en él, pero que fue impuesto por su tío, Juan Adán Tabares, quien decía estaba palanca con la actual administración, cuando se hacían cosas sin el conocimiento del primer edil; los abusos afloraron en este centro de abasto cuando se dieron otros espacios intoxicando aún más el estacionamiento del mismo, bajo el argumento de dar respuesta a algunas demandas jurídicas y administrativas pendientes, que nunca se dieron a conocer, según voces de los propios comerciantes. Luego, en el primer festejo y único de su administración del “Día del Comerciante Locatario”, se vieron cientos de regalos, donde destacaron ventiladores y que en las rifas “a modo”, se entregaron solamente a comerciantes afines a la administración del mercado y que por cierto, señalan, quedaron muchos sin entregar y sin saber su destino. Pero los regalos eran constantes en la oficina de Adán Sandoval, donde lucían botellas, muchas en sus cajas o estuches, como whisky Buchanan, tequila “Don Julio”, entre otras marcas y diferentes bebidas, un sinfín de botellas con mezcal, entre otras bebidas, que obviamente estamos seguros que no compró el flamante ex administrador. Sin embargo, tuvo que dejar ese cargo y fue “premiado” para que se fuera al palacio municipal, al parecer en el área de Servicios Públicos Municipales, pero no se le ve, al parecer, insisto, en la dirección de Limpia, pero tampoco se le ve con una escoba o su góndola en las calles o en el Monumento a la Consumación de la independencia y a la Bandera Nacional, menos piloteando un camión recolector de basura. Luego entonces, de repente se aparece en el palacio, sale y desaparece, ¿desaparece?, solo que sea “brujo”. En fin sólo él sabrá “dónde quedó la bolita y donde anda ahora”. Digo, no?  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s